top of page

¿Por qué traje Mindcamp a Chile? (Parte 1)

El 2010 recién había conocido a mi socio Tim Hurson, y en su primera visita a Chile me habló de Mindcamp Canadá. Yo había participado en CPSI, la conferencia sobre creatividad más antigua, y esto parecía ser la versión canadiense de lo que hacían en CPSI en Estados Unidos. Igual, sonaba interesante. Además, Tim creyó que para mi hijo mayor, Diego, en ese tiempo de 13 años, podría ser bueno participar, y lo invitó, y yo acepté.


Yo también decidí ir, llevaba un mes trabajando en la Fundación Chile y me pareció un buen complemento para mi trabajo en el programa de Gestión de la Innovación. Diego llegó un día antes (los tickets de avión que le compró Tim eran más directos que mi vuelo) y nos encontramos en el lugar donde se hacía Mindcamp Canada, Cedar Glen, cerca de Toronto. Diego parecía estar muy entusiasmado, pero también un poco confundido. "¿Por qué todos son tan amables?" me preguntó en un susurro. Yo no entendí de qué hablaba. Pero le contesté, bastante en broma: "Porque son canadienses, supongo...". Claro, los canadienses tienen fama de amables, y eso parecía una explicación, un tanto estereotipada, de lo que había percibido Diego. Pero empezó Mindcamp, y en realidad no tenía nada que ver con eso.


Mindcamp Canadá era lo que yo esperaba, otra conferencia sobre creatividad, como lo era CPSI, y como después aprendería que es CREA, en Europa. Pero también es mucho más. Se aprende sobre metodologías de liderazgo, creatividad, comunicación, trabajo en equipo y muchas otras cosas. Pero lo más fuerte en Mindcamp era la comunidad, un grupo de personas que vivían la confianza, la empatía, la transparencia como yo nunca había visto antes. Eran personas que se repetían todos los años, pero también había personas nuevas, pero en la práctica no había diferencia. Vi a Mindcamp como un experimento de un mundo diferente, una ciudad, país, planeta diferentes. Un lugar en que podíamos vivirnos como profundamente humanos, de una forma simple y divertida.


Y terminó Mindcamp Canadá, en ese soleado verano canadiense de 2010, y hablando con Tim le dije que yo quería que la gente de mi país pudiera estar expuesta a esta experiencia sin necesidad de hablar inglés o de gastar en viajar a Canadá. Le dije que quería organizar un Mindcamp en Chile. Estuvo de acuerdo, Mucho después, cuando ya Mindcamp Chile iba en su segunda versión, Tim me confesó que muchas veces había tenido esa conversación: las personas que venían de Australia, India, Brasil, o cualquier país, le decían que querían organizar Mindcamp Australia, Mindcamp India, Mindcamp Brasil o Mindcamp Cualquierpaís. Pero no era fácil, y él no quería hacerse ilusiones.


¿Qué pasó? Continuará...

Comments


bottom of page